monicagoldstein@gmail.com - Móvil: 15 5962 6985

Tiempo de Secretos

Conozco la obra de Mónica Goldstein hace varios años.  La he invitado a participar en distintas muestras nacionales e internacionales de libros de artistas, siendo yo curador de ellas.  Esta disciplina muy pocos artistas la realizan en nuestro país, por ese motivo no es frecuente este tipo de evento.  La considero un aporte para los creadores en el campo de las artes visuales.

Alfredo Portillos, artista visual / 1993

La relación sígnica entre el lenguaje de la escritura-proyección del lenguaje hablado – y el lenguaje de la pintura y de las artes plásticas en general es un elemento que cada vez más toma importancia en las búsquedas artísticas actuales.  Mónica Goldstein se halla en este camino desde hace cinco años y con una aproximación muy personal de ello valorizando al libro en sí mismo en su presencia plástica, en una síntesis entre lo sensorial y lo conceptual.

Luis Felipe Noé, artista visual / 1993

Objetos de la artista Mónica Goldstein. Hasta el domingo! 2 de setiembre en la Sala 3 del Centro Cultural Re¬coleta, Junín 1930.

Libro de artista es una categoría de objeto referida al libro como entidad plástica. No interesa tanto el contenido espiritual del texto, sino más bien los grafismos de las letras -sean éstas del alfabeto latino, sánscrito, hebreo o arábigo-, las texturas y el tamaño de las hojas, las tapas o el lomo; en resumen, lo que lo constituye como objeto material.
Goldstein juega con alfabetos inventados, duros recortes de uñas metálicas que semejan un sistema binario de notación, pétalos de rosas blancas y pequeñas pilas de litio; con el mismo al-fabeto identifica el título de cada obra, incompren-sibles desde el punto de vista lógico, aprehen-sibles desde la poesía. Recurre a trípticos, horizontales o verticales, y a una cuarta pieza a modo de la palla de altar medieval, la parte inferior del altar que narraba la vida de un santo. Los libros objeto varían desde el tecno, con chips y engranajes de máquinas desarmadas, hasta la más pura sensibilidad zen, con rosas blancas sobre fondos blancos que dialogan con sus pares deshojadas.

Julio Sánchez / La Maga / 25.7.93